Experiencias extracorpóreas.

Uno de los ejemplos más espectaculares de disociación lo constituye el famoso estado de consciencia extracorpóreo. En este estado, asumo que los sujetos tienen la ilusión de que su mente se ha separado de su cuerpo pero que permanece flotando lo suficientemente cerca como para observarlo. Este estado viene facilitado por el uso de sugestiones y fármacos anestésicos que predisponen al cerebro a experimentar estos estados marginales.

La cuestión que quiero plantear no es si las experiencias extracorpóreas ocurren en realidad. Tengo buenas razones para creer que ocurren pero tengo serias dudas sobre su significado. En particular, las veo no como una evidencia de que mente y cuerpo pueden separarse, sino como una evidencia de que la ilusión de separación puede ser tanto vívida como extrema.

La primera razón para concederle un cierto grado de credibilidad a las experiencias extracorpóreas es que en el estado de vigilia activa solemos experimentar que la consciencia se centra en nuestra cabeza y vemos el resto de nuestro cuerpo allí fuera en el espacio donde asumimos que realmente está, pero nunca percibimos directamente nuestro cerebro, donde asumimos que de alguna forma se encuentra la consciencia. Cuando soñamos, alrededor de un tercio de mis sujetos experimentales informaron perder el sentido de la consciencia centrada en la cabeza y en realidad ven sus cuerpos al completo -y a ellos mismos- actuando como terceras partes en sus sueños. Yo nunca he tenido estas experiencias en mis sueños. Pero cualquiera que sea la causa o interpretación, un tercio es una elevada proporción de la población. Esto sugiere que la mente puede generar fácilmente la ilusión de estar fuera de nuestros cuerpos cuando el cerebro está en sueño REM.

Los sujetos que aseguran haber tenido estas experiencias no dicen “soñé esto o aquello” o “se parecía a esto o a lo otro”. No. Ellos informan de sus experiencias como si hubieran estado completamente despiertos. Pero nosotros sabemos que esta convicción puede ser ilusoria y, lo cierto es que normalmente es ilusoria cuando soñamos. Ya que los sueños son un estado alterado de consciencia caracterizado típicamente por la ilusión de que estamos despiertos y con habituales intrusiones de nuestro yo como un tercer participante, podemos razonar que las experiencias extracorpóreas son alteraciones de consciencia completamente ilusorias y naturales.

Lo irrebatible de esta línea indirecta de argumentación es que ya que los sueños son una clara expresión de un estado alterado del cerebro, las experiencias extracorpóreas son probablemente el mismo tipo de expresión. Su asociación con los traumatismos cerebrales o con los estados de conciencia “cercanos a la muerte”, con la anestesia, y con otros estados marginales hacen que la hipótesis de su etiología orgánica sea irresistible, al menos para mí. A favor de esta hipótesis está el hecho de que es posible inducir experiencias extracorpóreas mediante ketamina y PCP, drogas bloqueadoras de los receptores glutamatérgicos NMDA.

Debido a que hay demasiado en litigio (la inmortalidad del alma, para comenzar), puedo entender por qué los fieles se resistirán a esta línea de razonamiento. Ellos consideran la división de mente y cuerpo como fines absolutos y últimos. Para ellos, estas percepciones evanescentes de separación no constituyen más que meros destellos de las promesas que se harán realidad. Para mí, son falsos presagios de una independencia mente-cuerpo que considero insostenible. Ahora que lo pienso, una hipótesis que podría contrastarse es si aquellas personas que sueñan sobre ellos mismos en tercera persona están fisiológicamente predispuestas a la fe o psicológicamente condicionadas por ella.

Fragmento de “La farmacia de los sueños”, Allan Hobson.

Publicado el 13 mayo, 2012 en Ciencia, Conciencia, Neurociencia, Psicología. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: