(A veces) Beber alcohol es bueno.

Que el alcohol es malo habría que discutirlo. El alcohol de 96º es esencial para cuidar las heridas, como todos sabemos… pero ojo que pica… Claro que cuando hablamos de beber, la cosa es distinta.

El vino tiene alcohol, sí, aunque normalmente no suele superar el 14%. Sin embargo, tiene otros elementos valiosos para nuestra salud; por ejemplo, los taninos como el resveratrol  o moléculas con propiedades antioxidantes como la melatonina.

Lo que no sabe la gente es que para que el resveratrol haga su papel anticancerígeno, beneficioso para el corazón y la longevidad (y muchos otros), necesitaríamos entre 3 y 5 gramos, y eso en términos de vino significaría beber muchísima cantidad, pues cada litro tiene como mucho 3 miligramos (es decir, que tenemos que bebernos unos 1.000 litros para tener una dosis eficaz).

Tal vez por eso estén las bodegas tratando de enriquecer los vinos  con esta molécula; si no, siempre quedará la posibilidad de tomarlo en pastillas. Pero no quería hablar ni del resveratrol ni de la melatonina, quiero hablar del alcohol y de que a veces no es tan malo como lo pintan.

En Estados Unidos, tal vez influidos por la televisión y el cine, sabemos que les gusta vivir en casas unifamiliares con jardín, garaje, etc. No son casas muy sólidas aparentemente pero parecen acogedoras. Lo que siempre es llamativo es lo magnífico del garaje.

Los garajes de esas casas tienen de todo: el (o los) coches, motos, bicicletas y un elenco de herramientas para que los más manitas se pongan en faena. Muchas veces, además, tienen otros productos. Uno de estos es especialmente llamativo: el anticongelante del auto. Este líquido suele presentar colores llamativos -anaranjado, rojo o verde fosforito- y son suavemente dulces, motivo por el cual muchos niños pequeños no dudan en absoluto en bebérselo aprovechando que sus padres no están atentos.

El anticongelante posee una sustancia llamada etilenglicol que hasta los años treinta contenía metanol, pero desde finales de esa década se sustituyó por el etilenglicol. Esta sustancia afecta al riñón y al corazón, haciendo que fallen y provoquen la muerte del que lo consume. El etilenglicol es transformado al menos por tres enzimas, la alcohol deshidrogenasa  (que elimina el alcohol), la monoamino oxidasa y la catalasa.

Aunque todas son importantes, la más relevante en la metabolización del etilenglicol es la alcohol deshidrogenasa. Esta enzima produce ácido glicólico y posteriormente ácido oxálico. Estos dos ácidos producen acidosis (el glicólico) y la formación de agujas (el oxalato) que deteriora los tejidos.

Si la cantidad ingerida del anticongelante es grande, estos procesos pueden hacer que el nene muera. ¿Cómo evitarlo?

El etilenglicol es transformado por la alcohol deshidrogenasa transformándolo en molécula, a la postre letal. Si entretenemos a la alcohol deshidrogenasa con su sustrato natural, el etilenglicol no podrá ser transformado y no hará su papel nocivo. ¿Cuál es el sustrato natural de la alcohol deshidrogenasa? Pues el alcohol (etanol).

Resumiendo, que lo que se hace cuando un niño o uno no tan niño se bebe el anticongelante del coche es ir al hospital para que allí lo emborrachen hasta que el etilenglicol sea excretado por la orina. Por consiguiente, ¿está o no está bien darle de beber alcohol a un niño?

http://mqciencia.com/2012/01/27/dale-whisky-al-nino-que-se-nos-va/#more-3035

Publicado el 29 enero, 2012 en Ciencia, Curiosidades, Drogas, Salud humana. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Pero el alcohol destruye(mata) las células hepáticas(no se en que cantidad) y es cancerígeno, tampoco se en que cantidad…

    Beber algo de vez en cuando si que puede ser bueno para limpiar la sangre o algo así, disolver sustancias solubles en alcohol…

    Lo malo de la fiesta es el abuso..

    • Sí estoy al corriente de los perjuicios del alcohol jeje Pero tratándose la intoxicación con anticongelante, cualquier cosa es buena antes que dejar que éste nos destruya no solo células hepáticas, sino “lo que le venga en gana..”
      Para ser más específicos, el mecanismo de acción del alcohol en exposición aguda provoca una inhición de los canales iónicos controlados por el voltaje, en el botón terminal de la neurona, así entonces la no-entrada de Ca++ no permite que los neurotransmisores se liberen en la endidura sináptica, esto pasaría en diferentes tipos de neurotransmisores..
      En los receptores gabaérgicos es un agonita indirecto, esto quiere decir que no se liga directamente al receptor, simplemente desestabiliza las membranas neuronales permitiendo la entrada de Ca++ la cual despolariza ya en sí la neurona, así el gaba por si solo ya es inhibidor, por tanto potencia su efecto inhibidor. Por eso tiene el efecto sedante o ansiolitico.
      Además es un antagonista indirecto de las celulas NMDA, la cual no permite que la acción de las neuronas glutaminergicas (neurotransmisor de las neuronas piramidales, o sea del cortex), principalmente estas neuronas necesitan una estimulación de glutamato y de otro neurotransmisor, el alcohol se cuela en uno de ellos, asi no hay respuesta de los dos, por tanto provoca que no recojan información las neuronas del hipocampo (memoria, de ahí las lagunas de una noche de fiesta).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: