Post 100. Dedicado a la Tierra.

   Cuando nos preguntamos por qué estamos aquí, por qué la vida es posible en el planeta, por qué simplemente existimos, son muchas las respuestas que obtenemos, a través de la filosofía, de la ciencia, de las religiones…

Han pasado aproximadamente 4.000 millones de años desde que empezó el fenómeno de la Vida. Desde esas pequeñas moléculas o células heterótrofas, la evolución ha permitido llegar a donde estamos ahora. Homínidos con un organismo dotado de una genética y biología capaces de adaptarse a cualquier entorno, con un cerebro extremadamente complejo que contiene 30.000 millones de neuronas, cada una de ellas interconectadas con, por lo menos, 10.000 conexiones sinápticas, y capaz de almacenar la información equivalente a veinte millones de volúmenes.

Es asombroso todo lo que se ha logrado desde entonces. A algunas personas, entre las que me incluyo, les vasta observar un gato o un pájaro, un atardecer, una planta, para admirar ésta creación. Pero podemos ir más allá si nos apetece. Hemos conseguido una sanidad cada vez más eficiente, desde el desarrollo de antibióticos y vacunas hasta la terapia génica o la de células madre. Se inventó el teléfono, internet y el ordenador desde el que estoy escribiendo; la electricidad con que funciona y que permite iluminar una habitación con tan solo presionar un interruptor; la música clásica que nos hace estremecer, emocionarnos o incluso mejorar nuestras capacidades cognitivas; la física cuántica con la que nos acercamos cada vez más a la Realidad…

Y seguimos avanzando en este pequeño átomo dentro de la inmensidad del universo, intrigados por el misterio del mundo exterior y el mundo interior, y como buena ramificación de la naturaleza, impulsados por el mismo objetivo de Vivir, de sentir, de explorar. Cual planta en la tierra, nacemos de una semilla, el entorno nos proporciona todo lo necesario para sobrevivir y supravivir, disfrutamos de los rayos del Sol, nos reproducimos, y cuando llega la hora el ciclo se acaba. Podemos percibir este proceso desde la óptica biológica, mística o la que prefiramos, pero creo que la finalidad de todo proceso racional y consciente que se ocupe de este asunto es, no descifrar la supuesta meta de la Vida, sino la belleza de la misma y de la participación en ella.

Anuncios

Publicado el 24 diciembre, 2011 en Biología, Conciencia, Naturaleza. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: