Neuronas de la amígdala nos conectan directamente con los animales.

Siempre me ha llamado la atención el hecho de que algunas personas sientan más cariño hacia sus mascotas que para sus similares humanos. No importa cuál es nuestra respuesta a los animales, al parecer ésta de sebe a que tenemos una parte específica del cerebro que está cableada para detectar rápidamente las criaturas de la especies no humanas. De hecho, los investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y UCLA informan que las neuronas de la amígdala, un centro en el cerebro conocido para el procesamiento de las reacciones emocionales, responden preferentemente a las imágenes de los animales.

El equipo de investigación publicó su hallazgo en la revista Nature Neuroscience luego de reclutar y analizar a 41 pacientes con epilepsia en el Ronald Reagan UCLA Medical Center. Estos pacientes ya estaban siendo monitoreados para la actividad cerebral relacionada con las convulsiones. Utilizando electrodos ya en marcha, el equipo registró las respuestas de una sola neurona de la amígdala en los participantes del estudio al observar las imágenes de personas, animales, lugares u objetos.

Las amígdalas son una estructura en forma de almendra con grupos de neuronas – células que son componentes fundamentales del sistema nervioso – situadas profundamente en el lóbulo temporal del cerebro.

El estudio muestra que las neuronas humanas en la amígdala responden preferentemente a las imágenes de los animales, lo que significa que observaron la mayor cantidad de actividad en las células neuronales cuando los pacientes mirar0n a los gatos o serpientes frente a los edificios o las personas. Esta preferencia se extiende a todos los animales, ya sean feos o peligrosos, es decir, parece ser independiente del contenido emocional de las imágenes. Sorprendentemente, nos encontramos que este comportamiento es único de la amígdala derecha y no de la izquierda.

Esta sorprendente asimetría hemisférica ayuda a fortalecer los resultados anteriores y apoyan la idea de que, al principio de la evolución de los vertebrados, el hemisferio derecho se especializó en el tratamiento de los estímulos inesperados y biológicamente relevantes, o con los cambios en el medio ambiente.

En términos de la evolución del cerebro, la amígdala es una estructura muy antigua, ya a lo largo de nuestra historia biológica, los animales, que podrían representar los depredadores o presas, eran una clase de gran relevancia para nuestros estímulos.

Nadie se hubiera imaginado que las células de la amígdala respondieran más a los animales que a los rostros humanos, y en particular, que lo hicieran por todo tipo de animales, no solo los peligrosos. Este estudio va a estimular más la investigación en este campo del comportamiento y tiene el potencial de ayudarnos a entender mejor las fobias a los animales.

Anuncios

Publicado el 18 diciembre, 2011 en Biología, Ciencia, Conciencia animal, Curiosidades, Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: