Depura tu cuerpo. Depura tu mente.

Nuestro bienestar emocional depende de la salud física, y la bioquímica de nuestro cuerpo depende de nuestras emociones y pensamientos, según ha demostrado la nueva psiconeuroendocrinoinmunología, entre otras ciencias y tradiciones médicas que lo venían manifestando desde tiempos muy antiguos.

Hay emociones que son claramente tóxicas, producen desequilibrios ácidos en nuestro cuerpo, o provocan la segregación de sustancias patógenas, como en el caso del estrés, y se convierten en muchas ocasiones en la fuente de muchas enfermedades.

Cualquier depuración física va acompañada de otra de carácter emocional, ya que las toxinas tienen una carga emocional. Por tanto cuando se realiza algún método efectivo de purificación, también se remueven emociones y sentimientos que teníamos enquistados. No se da importancia a estas últimas, y normalmente coge desprevenidas a las personas. Los naturópatas suelen poner en antecedentes de las posibles consecuencias de una crisis depurativa física, pero no suelen avisar a las personas para que estén atentas a las emociones que pueden agitarse en el momento de la depuración.

Éstas no suelen saber qué hacer con el torrente emocional desencadenado o simplemente lo esconden. Con ello se suele perder una oportunidad de tomar conciencia de nuestro estado emocional y controlarlo. Por ejemplo, si durante un ayuno depurativo, uno siente rabia e irascibilidad, probablemente dejará el ayuno, porque no se reconocerá en ese estado y lo percibirá como algo negativo, cuando en realidad quizá se trate de un intento por liberar tensión acumulada por no enfadarse nunca. Aristóteles decía: “Estar enojado con la persona adecuada, hasta el punto adecuado, en el momento adecuado, por el motivo adecuado y del modo adecuado… no es fácil”. Por tanto, la agresividad y la rabia constantes son perjudiciales, pero también lo es no enojarse nunca.

¿Qué podemos hacer para depurarnos?

Como es obvio, una dieta equilibrada y ejercicio diario es lo primordial. Una vez cumplido lo básico, uno de los muchos métodos para realizar esta depuración es el ayuno terapéutico (http://nutricion.nichese.com/ayuno.html). Relativamente poco conocido, pero muy efectivo, pues estamos acostumbrados a sobrecargar nuestro cuerpo con excesos de grasas, vitaminas o minerales que no necesitamos. El permitir a nuestro cuerpo tomarse un descanso y eliminar a través de líquidos todos estos sobrantes, reequilibra y renueva desde nuestro sistema digestivo, hasta nuestra piel, cabello, uñas, y como es obvio, nuestra psique.

Si no nos atrevimos con el método anterior, simplemente podemos mejorar algunos aspectos de nuestra dieta. Reducir el consumo de carne roja, grasas animales, alcohol o sal, e incluir alimentos que ayuden a depurar nuestro organismo. Algunos de ellos son el zumo de apio o de pomelo (http://www.enbuenasmanos.com/articulos/muestra.asp?art=1579), la arcilla blanca (http://www.cuerpomente.es/aliado.jsp?ID=20245), infusiones de enebro, manzanilla o diente de león (http://www.zitre.com/es/magazine/general/infusiones-depurativas) o incluso si se tiene acceso a infusiones de hoja de coca, también es una buena depurativa.

 Como complementos de la dieta, podemos utilizar cataplasmas de arcilla roja (http://www.cepvi.com/medicina/articulos/arcilla.shtml) en las zonas que normalmente sintamos molestias, por ejemplo en los intestinos o estómago. Además de su acción antiinflamatoria y calmante, actúa como una especie de imán que extrae las toxinas y sustancias patógenas. También el uso de aceites esenciales puede ayudar. El aceite esencial de lavanda promueve estados de calma y serenidad, y es una buena herramienta para eliminar el estrés.

No quisiera cerrar el artículo sin antes mencionar los efectos depurativos de ciertos enteógenos como la Ayahuasca. El uso de éstos responde a otras necesidades, que van mucho más allá de la búsqueda de la limpieza física, no obstante, también ejerce una potente acción limpiadora tanto a nivel físico como emocional.

Publicado el 9 octubre, 2011 en Biología, Conciencia, Psicología, Salud humana. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: