El alcohol es la droga más nociva según criterio multifactorial.

Un nuevo sistema que clasifica las drogas no solo sobre la base de los daños causados en el usuario sino también al entorno, ha calificado al alcohol como la droga más dañina, por encima de la heroína y el crack. La escala, desarrollada por expertos en drogas del Imperial College de Londres, se publicó en la prestigiosa revista The Lancet. La pregunta del millón sería: ¿Estamos considerando la ciencia en las políticas de drogas?

Las drogas, incluyendo el alcohol, el tabaco y fármacos legales, son la principal causa de daños a las personas y la sociedad. Para proporcionar una mejor orientación a los encargados de formular las políticas en materia de salud, policía, y de asistencia social, los daños que causan las drogas tienen que ser adecuadamente evaluados. Esta tarea no es fácil debido a la amplia variedad de formas en que las drogas pueden causar daño y en cómo son percibidas por la sociedad históricamente.

Cuando los colegas ingleses intentaron esta evaluación previamente en 2007, invitaron a los expertos a marcar cada droga de acuerdo a nueve criterios de los daños, que van desde los daños intrínsecos a los costos sociales y sanitarios. Este análisis provocó un gran interés y debate público, aunque también expresó la preocupación por la elección de los nueve criterios y la falta de ponderación diferencial de los mismos.

Para subsanar estos inconvenientes, los autores realizaron una revisión de los daños de las drogas mediante el enfoque del análisis de decisiones multicriterio (RMDC). Esta tecnología RMDC ha sido utilizada con éxito para apoyar a los tomadores de decisiones a enfrentar problemas complejos caracterizados por muchos objetivos en conflicto, como las políticas para la eliminación de los residuos nucleares.

El nuevo análisis utiliza nueve criterios que se refieren a los daños que la droga produce en el individuo y otros siete de los daños a los demás, tanto en el Reino Unido como en el extranjero. Estos daños se concentran en cinco subgrupos que representan los daños físicos, psicológicos y sociales.

La escala iba desde 100 puntos, con el  100 asignado a la droga más dañina en un criterio específico, y cero indica ningún daño. Así, si un medicamento es anotado con 50 puntos, entonces debería ser la mitad de perjudicial que la droga que obtuvo 100.

Los criterios se ponderan de acuerdo a un criterio sobre su importancia relativa. “El tema de las ponderaciones es fundamental, ya que afectan a los resultados en general”, dijeron los autores. “El proceso de ponderación se basa necesariamente en el juicio, por lo que es mejor para un grupo de expertos que trabajan para el consenso”.

Las nueve categorías de daño a sí mismo son la mortalidad con las drogas específicas, la mortalidad relacionada con las drogas, los daños con las drogas específicas, los daños relacionados con las drogas, la dependencia, el deterioro de las funciones mentales, los trastornos relacionados con las drogas, la pérdida de bienes corporales, la pérdida de las relaciones, y las lesiones. El daño a las categorías de otros delitos, daños ambientales, conflictos familiares, el costo económico y la disminución de la cohesión de la comunidad.

En general, el modelado RMDC mostró el alcohol como la droga más dañina (puntuación de daño en total de 72), seguido de la heroína (55) y el crack (54) en los lugares segundo y tercero. La heroína, el crack y las metanfetaminas fueron las drogas más perjudiciales para el individuo, mientras que el alcohol, la heroína y el crack fueron las más perjudiciales para el entorno. Los otros medicamentos evaluados seguido en este orden en términos de daño total: metanfetamina de cristal (33), cocaína (27), tabaco (26), la anfetamina (speed) (23), el cannabis (20), el GHB (18), benzodiazepinas (valium) (15), la ketamina (15), metadona (14), mephedrone (13), butano (10), el khat (9), y éxtasis (9), los esteroides anabólicos (9), el LSD (7), buprenorfina (6), y los hongos (5).

Así, el nuevo modelo demostró que además de ser la droga más dañina en general, el alcohol es casi tres veces tan dañino que la cocaína o el tabaco. Por su parte el éxtasis, que ha traído la atención de los medios de comunicación tanto por los daños causados en las últimas dos décadas, es solo un octavo tan perjudicial como el alcohol en este nuevo análisis.

¿Qué implicaciones tiene el estudio para las políticas de drogas?

A simple vista las políticas sin duda clasifican las drogas en base a otros criterios, como el sistema de clasificación basado en el Uso Indebido de Drogas de España (1971).

“El nuevo sistema de clasificación solo es similar dependiendo de qué conjunto de los daños – a otros o a sí mismo – se está tratando de reducir. Pero si se toma el daño en general, entonces el alcohol, la heroína y el crack son claramente las más dañinas” dijeron los autores.

Los autores concluyeron: “Nuestros hallazgos apoyan el trabajo previo en el Reino Unido y los Países Bajos, lo que confirma que los sistemas actuales de clasificación de drogas tienen poca relación con la evidencia del daño. Asimismo, de acuerdo con las conclusiones de los informes anteriores, donde los expertos pedían agresivamente una nueca orientación a los daños del alcohol así como una estrategia de salud pública validada por la ciencia”.

Anuncios

Publicado el 21 septiembre, 2011 en Ciencia, Drogas, Salud humana. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: