El sonido y los estados expandidos de conciencia.

El sonido. 

El universo entero es vibración, por lo tanto sonido. Aunque vibre en unos tonos que no podemos oír.
Los animales oyen gamas de frecuencia que nosotros no podemos percibir y no por eso esos sonidos no existen. Hasta la madera y el metal, aunque los veamos sólidos, son partículas en movimiento y por tanto vibración. Nosotros somos vibración.
Formamos parte de la vibración universal. El universo entero no es más que una vibración continua que va desde los tonos mas densos (el mundo mineral) hasta los más sutiles, y que solo nuestra conciencia fragmentada ve de forma separada: diferentes personas, arboles, animales, planetas, estrellas, cuerpo, conciencia…

La música.

Es la forma de lenguaje mas cercana a la Conciencia Universal, por eso nos conmocionamos con el sonido adecuado y experimentamos sensaciones difíciles de explicar con palabras. La Música adecuada toca las cuerdas de un instrumento que es nuestra conciencia, provocando experiencias de integración personal (músicas clásica, religiosa) o de disolución, e identificación con la tribu o pueblo (ritmos étnicos, música de discoteca) todas cumplen su función ya que entrenan la capacidad de variar el estado de conciencia y por tanto de penetrar al “otro lado”. Ya sea al lado de la Conciencia Universal o al lado de la Conciencia Grupal. (Que al fin y al cabo son la misma Conciencia).

El cerebro.

En toda esta gama de frecuencias sonoras que anteriormente se ha mencionado (Desde las piedras hasta La Conciencia), nuestro cerebro solo “ve” unas gamas determinadas, casi imprescindibles para funcionar con soltura en este medio. A saber : de 20 vibraciones por segundo hasta 20.000, están las perceptibles por nuestros oídos. Del rojo al violeta son los colores percibidos por nuestros ojos (aunque se extiendan mas allá, arriba y abajo). Todos los posibles olores y sabores (que también son vibraciones). Y el sinfín de texturas que podemos distinguir con nuestra piel. Tal y como yo las veo son diferentes notas (y no todas) de un solo acorde musical que es el Universo.

Pero el cerebro no solo es receptor de vibraciones sino además es emisor. Está comprobado desde hace tiempo, gracias a los electroencefalogramas, que el cerebro emite unas ondas de intensidad y frecuencia variable dependiendo del estado mental de la persona a la que se está observando. Estas ondas están clasificadas en :

  • Beta : desde 13 vibraciones por segundo hasta 28 y corresponden a estados de atención consciente, ansia, sorpresa, miedo, estrés.
  • Alfa : desde 7,5 Hertz. (vibraciones por segundo) hasta 13 y corresponde a estados de tranquilidad, relajación, meditación.
  • Theta (Zeta) : desde 3,5 Hertz. hasta 7,5 correspondiendo a estados de incertidumbre, problemas sin resolver, sueños lúcidos.
  • Delta : desde 0,2 Hertz. hasta 3,5 y corresponde al sueño profundo, Trance hipnótico, fase REM del sueño.

El círculo de cierra.

La música modifica el estado de conciencia, todos lo hemos comprobado: desde una música que nos hace saltar los nervios hasta otra que nos transporta a parajes escondidos en nuestro interior. Siempre se ha utilizado esa cualidad del sonido para entrar en contacto con la conciencia interior y se ha usado por todos los pueblos de nuestro planeta: desde los ritmos acelerados para forzar el trance de los pueblos africanos, americanos, etc. (Ritmos Beta), hasta las ragas pausadas de la música Hindú (Ritmos Alfa…). O para cosas más practicas como la música militar: para distraer momentáneamente la decisión individual.
Se sabe que el cerebro tiende a seguir los estímulos rítmicos y que se sintoniza con ellos (No solo con el sonido si no también con la luz que también es vibración). Por lo tanto si hacemos que una persona oiga un ritmo de frecuencia 10 Hertz. y vea una luz parpadeando y sincronizada con la misma frecuencia, conseguiremos en relativo poco tiempo un estado de relajación inducido artificialmente, clasificado dentro de los estados Alfa.

Estas técnicas se pueden utilizar de varias maneras :

  • Voluntaria, como medio de desarrollo personal y de autoconocimiento. Inducción (aumentar el rendimiento en los estudios, desprogramar hábitos)
  • Pasiva, para inducir estados de relajación o concentración.
  • Forzada : donde se aplicarían estas técnicas para hacer mas efectiva la hipnosis. O la hipótesis hoy muy en boga de las técnicas de control mental de masas, presuntamente utilizadas por agencias gubernamentales para anular las voluntades individuales.


Fuente: Megabrain.

Publicado el 10 agosto, 2011 en Curiosidades, Estados Expandidos de Conciencia. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. hello. I am joyce. Your blog looks nice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: