¿Tendrán conciencia colectiva los árboles?

   En la película Avatar, la Dra Grace Agustine, luego de años de investigación de la flora y fauna de Pandora, llegó a una conclusion científica. Las plantas forman una red como si fuera un sistema nervioso interconectado y que es capaz de responder de manera coordinada, incluso con otras especies animales.

Curiosamente, cientificos forestales han encontrtado que los bosques están creciendo más rápido y que el cambio climático pareciera estar impulsando este crecimiento acelerado.

El crecimiento veloz no es una característica típicamente asociada con los árboles, ya que pueden tardar siglos en crecer. Sin embargo, un nuevo estudio en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias ha encontrado pruebas de que los bosques en el este de Estados Unidos están creciendo más rápido que lo hecho en los últimos 225 años. El estudio ofrece un vistazo poco común a la forma en que un ecosistema es capaz de responder al cambio climático.

Por más de 20 años el ecólogo forestal Geoffrey Parker ha seguido el crecimiento de 55  parcelas de frondosos bosques mixtos en Maryland. Las parcelas varían en tamaño, y algunas son tan grandes como 2 hectáreas.

Los censos de los árboles de Parker han revelado que el bosque ha crecido a un ritmo mucho más rápido de lo esperado. Es decir, en promedio el bosque aumenta anualmente su masa forestal en 2 toneladas por hectárea.

Los bosques y sus suelos almacenan la mayoría de las reservas de carbono terrestre de la Tierra. Pequeños cambios en su tasa de crecimiento puede tener ramificaciones significativas en los patrones climáticos, ciclos de nutrientes, el cambio climático y la biodiversidad. Exactamente cómo estos sistemas se verán afectados sigue siendo objeto de estudio.

Según los investigadores, el culpable parece ser el cambio climático, más concretamente, los crecientes niveles de CO2 en la atmósfera, las temperaturas más altas y las estaciones de crecimiento más largas.

La evaluación de cómo está cambiando un bosque no es tarea fácil. Para empezar, en muchos casos los árboles viven mucho más que los ecólogos que los estudian. Una manera de compensar esto es mediante la creación de “cronosecuencias” – una serie de parcelas de los bosques del mismo tipo que se encuentran en diferentes etapas de desarrollo (5 hasta 225 años de edad). Esto permitió no solo comprobar que hubo un crecimiento acelerado general tanto en los bosques jóvenes y viejos, sino también que el crecimiento más rápido es un fenómeno reciente.

Parker y sus colaboradores han tomado un cuarto de millón de mediciones a lo largo de los años. Todo comenzó con el censo de árboles el 8 de septiembre 1987. Miden todos los árboles que son de 2 centímetros de diámetro o más e identifican las especies, las marcas de las coordenadas del árbol y observan si está vivo o muerto.

Al conocer la especie y el diámetro, McMahon es capaz de calcular la biomasa de un árbol. “Caminar en el bosque ayuda, pero también lo hace mirar los números”. Sin embargo, no era suficiente documentar la tasa de crecimiento más rápido. ¿Por qué está sucediendo?.

Los científicos creen que el aumento de la temperatura, una mayor temporada estacional de crecimiento y los mayores niveles de CO2 atmosférico pueden ser la causa.

Durante los últimos 22 años los niveles de CO2 han aumentado en dicho lugar un 12%, la temperatura media ha aumentado en casi tres décimas de un grado y la estación de crecimiento se ha prolongado de 7,8 días. Los árboles tienen ahora más CO2 y una semana más para aumentar de peso. Los científicos sugieren que una combinación de estos tres factores ha hecho acelerar el aumento de la biomasa forestal.

Las respuestas de los ecosistemas son una de las grandes incertidumbres en la predicción de los efectos del cambio climático. Parker cree que hay motivos para creer que sus áreas de estudio son representativas de los bosques caducifolios del este, el ecosistema de la región que rodea a muchos de los centros de población en la costa este. Él y McMahon, ecologistas forestales, examinarán los datos de su propio árbol de censos para ayudar a determinar cuán extendido está el fenómeno.

Algunos podrán interpretar que los árboles tienen una conciencia medio ambiental más desarrollada que los humanos y están tomando “medidas” colectivas” de acuerdo a los cambios climáticos. Igual como los árboles en Pandora que supieron movilizar a todo un planeta para luchar en contra de los invasores humanos.

Fuente: Bioblogia

Publicado el 18 julio, 2011 en Biología, Curiosidades, Naturaleza. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: