>Los animales saben lo que saben.

>

   Cuando veo esta clase de noticias me da la sensación de que a la ciencia le cuesta avanzar al mismo ritmo que nosotros. Lo que la mente humana descifró hace centenares o miles de años a través de métodos más intuitivos o instintivos, a éste método del saber le cuesta confirmarlo para seguir con su camino lento pero firme. 
   En esta ocasión, los resultados obtenidos de estas investigaciones con animales han proporcionado evidencias de que algunas especies presentan paralelismos funcionales con la conciencia y la auto-conciencia de lo que se sabe del ser humano. 
   David Smith, psicólogo especializado en psicología comparada de la Universidad de Búfalo, declara que cada vez hay más evidencias de que los animales comparten con los humanos semejanzas funcionales en el conocimiento, concretamente en el meta-conocimiento consciente. Esto quiere decir que los animales, como nosotros, tienen la capacidad de saber lo que saben y de expresar, controlar o regular sus estados mentales. 

   
   Según declara el científico, los psicólogos han estudiado la cuestión de si los animales tienen o no conocimiento de sus propios estados cognitivos observando delfines, palomas, ratas, monos y otros primates, y aplicando paradigmas de percepción, memoria y privación de alimentos. 
   Hasta ahora, los resultados obtenidos no pueden establecer un paralelismo experiencial completo, pero los animales que más se acercan a éste son los delfines y los monos macacos, también llamados los monos del Viejo Mundo. 

   En Trends in Cognitive Science los científicos relatan, por ejemplo, el experimento original sobre metacognición animal realizado por el propio Smith y otros científicos con un delfín llamado Natua a principios de los años 90. 
   En este experimento, Natua fue sometido a varias pruebas en las que las órdenes le eran dadas en diversos turnos, a veces confusos o ligeramente variados. Estas pruebas resultaban muy difíciles para el delfín, que cuando no estaba seguro dudaba y titubeaba claramente entre las opciones ofrecidas (la incertidumbre es un estado personal y subjetivo). En cambio, cuando el animal estaba seguro de qué se le estaba pidiendo, nadaba rápidamente hacia la respuesta correcta. 
   Al contrario que Natua, afirma el psicólogo, las palomas o los monos capuchinos no mostraron signos de metacognición; este último hecho suscita la reflexión sobre el surgimiento de estas capacidades en primates. 
   
   Este tipo de investigaciones están tomando un papel muy importante, no solo en cuanto al conocimiento de los antecedentes de la conciencia humana, sino a la mejor comprensión del funcionamiento de la psique de los distintos tipos de animales. A medida que los estudios y las técnicas van evolucionando, cada vez se va acortando más la distancia entre nosotros y el resto de animales, sobretodo en el caso de grandes mamíferos. 

  

Publicado el 24 junio, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: