>El futuro de la neuroteología.

>

   Recientemente se publicó un artículo en Science Religion Today, escrito por Andrew Newberg, director de investigaciones del Myrna Brind Center of Integrative Medicine del hospital Thomas Jefferson, EEUU, y especialista en neuroteología. Disciplina que inventó Aldous Huxley en su libro “La Isla”, pero que posteriormente se constituyó oficialmente, y la cual se encarga de explicar neurocientíficamente las experiencias religiosas. 
   Newberg enfocó su artículo en el futuro a corto y largo plazo de la neuroteología. El científico reconoce que esta disciplina se encuentra en los primeros estadios de desarrollo, y que una verdadera combinación de neurociencia y fenómenos espirituales solo ha sido posible gracias a las innovadoras técnicas de registro de imágenes cerebrales.
   Antes del desarrollo de estas tecnologías la neuroteología solo podía basarse en modelos animales y especulación. Pero ahora, los científicos comienzan a descubrir información substancial acerca de la relación entre el cerebro humano y las experiencias religiosas.
   Futuros estudios basados en estas técnicas de neuroimagen u otras investigaciones clínicas, ayudarán a entender mejor no solo lo que ocurre en el cerebro en el momento en que se realiza una práctica religiosa, sino también cómo dichas prácticas pueden afectarnos en el paso del tiempo.  
   



   Hasta ahora, esta disciplina ha permitido demostrar que hábitos como la meditación o la oración pueden reducir la ansiedad o la depresión, e incluso incrementar la memoria. 
   Estas mejoras cognitivas han podido relacionarse, además, con cambios a largo plazo en la función cerebral. De estos descubrimientos, los científicos han concluido que “la espiritualidad puede cambiarte el cerebro”. Los estudios que se realicen en los próximos 5 o 10 años permitirán evaluar la conexión entre diversos sistemas de neurotransmisores y el fenómeno espiritual.
   Las investigaciones realizadas hasta la fecha han constatado que tanto la dopamina como el ácido gamma-aminobutírico están relacionados con prácticas como la meditación. Este hecho resulta interesante porque la dopamina está vinculada al sistema de recompensa del cerebro, al movimiento y a la memoria. El otro neurotransmisor estaría relacionado con las experiencias dichosas, que ayudan a detener la mente.
   Por otro lado, Newberg cree que es posible que en la próxima década pueda empezar a desarrollarse un “religionoma”, un mapa similar al del genoma, pero basado en la religiosidad humana. Este mapa consistiría en una catalogación de todos y cada uno de los tipos de prácticas espirituales y rleigiosas existentes en las diversas culturas, pueblos y tradiciones del mundo. 
   En esta catalogación se incluirían tanto las experiencias religiosas subjetivas como los conceptos doctrinales y teológicos y los componentes religiosos vinculados a la salud y a la fisiología. El religionoma permitiría, por tanto, hacer una evaluación general de hasta qué punto el ser humano es religioso y espiritual; y posibilitaría la conexión entre la biología y las experiencias, los sentimientos y las creencias religiosas. 





Día 19 de Junio Manifestación mundial. Toma la calle para pedir una Democracia Real Ya.  
   

   

Anuncios

Publicado el 13 junio, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: