Neurobiología de las sustancias psicodélicas.

 

   Tras una pausa de 40 años en las investigaciones sobre los efectos de los psicodélicos, hace unos años volvieron a permitirse, y con la aparición de nuevos métodos y el avance de la neurobiología, se esperan obtener grandes avances en el tratamiento de las enfermedades mentales. 
   Veamos algunos extractos de un estudio publicado en la revista Nature, el cual nos avanza parte de todos estos nuevos descubrimientos. 


   Este gráfico representa los efectos de la psilocibina (alcaloide psicoactivo de los hongos psilocybe). Vemos que en dosis de 315 microgramos/Kg. de psilocibina, los sujetos experimentan sobretodo alucinaciones visuales, sinestesia entre los sentidos de la vista y el oído, imágenes vívidas, experiencias de unidad y estados de alegría y bienestar. También en menor medida aparecen la incorporeidad y el descontrol. 


   Este gráfico muestra los efectos de la ketamina (componente de efecto disociativo usado en veterinaria mayoritariamente). Como se aprecia, en dosis de 12 microgramos/Kg. de ketamina, el efecto más representativo es el de incorporeidad, seguido por la experiencia de unidad y el descontrol. En ambos casos los niveles de ansiedad son nulos, por tanto los efectos de algún modo “positivos” o placenteros predominan en estas experiencias ya sea con dosis bajas o moderadas. 





   La imagen cerebral por tomografía de positrones revela que dosis moderadas de s-Ketamina y psilocibina incrementan la actividad neuronal. Se aprecia específicamente el aumento de los niveles metabólicos de glucosa CMR-glu en la corteza prefrontal, las regiones límbicas asociadas y en las estructuras subcorticales, incluyendo el tálamo. Este patrón de activación de las zonas prefrontal y límbica indica que las dos sustancias tienen efectos convergentes en el sistema de neurotransmisores. 





   Los estudios de imágenes cerebrales han demostrado que los diferentes niveles o dimensiones a los que se accede mediante estados no ordinarios de conciencia se manifiestan y se correlacionan con alteraciones funcionales en las estructuras corticales y subcorticales y en las regiones límbicas, incluyendo los ganglios basales y el tálamo. Por ejemplo, en la imagen, las zonas de color rojo son las que se activan cuando se experiencia la “conciencia cósmica” o “experiencia de unidad”, mientras que la zona azul permanece desactivada. 


   Los estudios seguirán, emprendidos por muchas entidades, para acabar la historia que empezó ya hace mucho. Estos hallazgos aumentan las posibilidades de que se puedan identificar en estos psicodélicos nuevos mecanismos o enfoques terapéuticos que estén basados en la neuroplasticidad. 




Traducción propia.
Fuente: Nature.

Anuncios

Publicado el 17 mayo, 2011 en Biología, Ciencia, Conciencia, Enteógenos, Neurociencia, Psicología. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: