Salvia de los Adivinos

La Ska Pastora, o Salvia Divinorum, como se la conoce popularmente, es una planta maestra originaria de México. Algunos poblados, sobretodo los indios Mazatec, la utilizaban, al igual que otra plantas, para encontrar personas perdidas, encontrar la causa de enfermedades, en definitiva, para la adivinación. 

   La primera aparición, fuera del ámbito chamánico, tuvo lugar en 1939, cuando el antropólogo J. Basset informó de una rara infusión que utilizaba un pueblo perdido de México para inducir el trance. Entre 1951 y 1962, G. Wasson y A. Hofmann (descubridor de la LSD) viajaron in situ y consiguieron llevar muestras de esa planta hasta Europa, donde le darían el nombre científico de Salvia Divinorum.  

   Poco se sabe acerca de cómo la sustancia psicoactiva de la planta (salvinorina-A) actúa en el cerebro humano. Un reciente estudio, publicado en la revista “Drogas y dependencia del alcohol” ofrece algunos datos al respecto: El efecto es inusual e intensamente psicodélico, se caracteriza por una breve duración y no se presentan efectos secundarios. 
   “Éste es un documento histórico, ya que es el primer documento en el que la salvinorina-A fue administrada a voluntarios humanos en condiciones controladas, demostrándose su efecto alucinógeno”, dijo el psiquiatra y farmacólogo Bryan Roth, de la Universidad de Carolina del Norte. Todo lo que existía eran informes anecdóticos, donde la gente había comprado extractos en su tienda local. 
   Aunque el estudio es pequeño y no puede afirmar o negar la seguridad de la sustancia, los resultados aportan un poco de ciencia pura a la corriente legislativa en torno a la Salvia, que está tipificada como delito en algunos estados de USA, pero que no está regulado por el gobierno federal. En España está prohibida la venta para usos medicinales, no obstante no está prohibido el uso ornamental de la misma, por tanto el cultivo de Salvia Divinorum no es ilegal como en el caso del Cannabis. 
   “Mucha gente no sabe qué hacer con este asunto”, dice el co-autor del estudio M. Johnosn, psicólogo experimental. Johnson y sus colegas reclutaron a cuatro voluntarios que habían usado otros alucinógenos en el pasado. En más de 20 sesiones, los participantes inhalaron varias dosis de salvinorina-A altamente purificada, o placebo, mientras los investigadores monitoreaban las constantes vitales y preguntaban acerca de las experiencias.

   Los efectos de la salvinorina-A fueron muy potentes y rápidos, apareciendo a los dos minutos y desapareciendo a los veinte, aproximadamente. 
   En dosis mayores, en algunas sesiones los voluntarios informaron de alucinaciones más y más fuertes, que incluían imágenes de dibujos animados, recuerdos de la infancia o el contacto con la Entidad. “Con esta droga, en su máxima intensidad, la gente se describe como visitando un mundo completamente diferente; algunas personas dicen que aparece otra dimensión o tal vez el mundo de los espíritus”, comentó Johnson. “Estos reportes son experiencias muy profundas en estados muy alterados de conciencia”.
    

   Los investigadores no observaron cambios en la presión arterial o el ritmo cardíaco. Otros compuestos alucinógenos sí lo hacen, como la LSD o la psilocibina. Pero debido al pequeño grupo que utilizó el estudio, los resultados tampoco pretenden ser concluyentes. 
   En estos momentos están empezando estudios, de estos autores y otros, con mayor número de participantes. Estudios en animales han demostrado que la salvinorina-A actúa sobre unas moléculas en el cerebro llamadas receptores opioides Kappa. Estos receptores son parte del sistema opioide del dolor, pero no son los mismos que se dirigen a los opiáceos adictivos.
   Los investigadores creen que el receptor opioide Kappa es importante para un tipo determinado de dolor crónico, por lo que profundizar en los efectos de la salvinorina-A en el receptor, podría conducir a mejorar los tratamientos actuales para el dolor. Es más, ajustar el receptor opioide Kappa con compuestos como la salvinorina-A podría ayudar en el tratamiento de trastornos neurológicos en los que se altera el punto de vista de un sujeto hacia la realidad, como la esquizofrenia, la depresión o el alzheimer. 




Fuentes: “Human psychopharmacology and dose-effects of salvinorin A, a kappa opioid agonist hallucinogen present in the plant Salvia divinorum.” Drug and alcohol dependence.
Mindsurf (http://www.mind-surf.net/drogas/skapastora.htm) 

Publicado el 5 abril, 2011 en Conciencia, Curiosidades, Enteógenos, Estados Expandidos de Conciencia, Psicodélicos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: