Descubrimientos bajo estados no ordinarios de conciencia

Al profundizar en los beneficios a cualquier escala de los estados no ordinarios de conciencia, nos encontramos con un abanico ingente que abarca cualquier acto de conocimiento humano que alguna vez fue influenciado por algún estado inusual de conciencia. 




   Pero nos centraremos tan solo en los descubrimientos de los últimos siglos, que han sido decisivos para la constitución de nuestra sociedad actual, representando grandes avances en el terreno de la ciencia.  
   Veamos unos ejemplos. 

  • El químico F. A. Von Kekulé llegó a la solución final de la fórmula del benceno a través de un sueño en el cual visualizó el anillo del benceno con forma de serpiente mordiéndose la cola. 
  • Nikola Tesla construyó el generador eléctrico después de que el diseño completo se le mostrara en una alucinación.
  • Albert Einstein formuló la teoría de la relatividad en un estado, según él, “especial” de conciencia. Él mismo definió este hecho como una revelación de contenidos a través de sinestesias complejas. 
  • La transmisión química de los impulsos nerviosos, descubrimiento merecedor de un premio Nobel, se le ocurrió al fisiólogo Otto Loewi mientras dormía. 
  • Newton se concentraba días enteros en un solo asunto, sin comer y sin dormir, hasta que alcanzaba estados no ordinarios de conciencia que le permitieron formular, entre otras, la teoría de la gravedad.  
  • Uno de los más importantes fue el descubrimiento de la estructura en doble hélice del ADN, por Watson y Crick. Descubrimiento que también fue merecedor de un premio nobel, y representó un avance crucial para los campos de la biología y la genética. Crick admitió que la solución al enigma se le presentó cuando, después de consumir LSD, se dibujó en su mente el diseño y la forma de una doble hélice. Este autor llegó a ser el presidente de una fundación estadounidense que luchaba por la legalización del cannabis en los años sesenta. 

   Cabe destacar que los estados no ordinarios de conciencia no son una fuente de conocimiento per se. Sin el duro trabajo y las increíbles capacidades intelectuales que poseían estos individuos, estos estados de conciencia no hubieran desencadenado tales descubrimientos. 
   Es verdad que son de algún modo catalizadores de un conocimiento propio; fomentan la creatividad y nuevas asociaciones, ayudan a ver el mundo y los problemas que específicamente se tratan de resolver desde otras perspectivas y eliminan barreras y defensas entre subconsciente y consciente. Muy importante este último punto, ya que, muchas veces, antes de que la solución a un problema se deduzca de forma consciente, inconscientemente ya se ha solucionado. 


Publicado el 24 marzo, 2011 en Ciencia, Curiosidades, Estados Expandidos de Conciencia, Psicología. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: